Agente penitenciario seguirá con arresto domiciliario por balear una casa donde se hallaba su ex mujer

La jueza de garantías Laura Servent prorrogó el arresto domiciliario para un agente penitenciario de Rawson que en diciembre pasado descerrajó 17 veces un arma de fuego contra el frente y el interior de una casa donde se hallaba su ex mujer junto a su actual pareja, en el Área 12 de la ciudad de Rawson.

Además, habida cuenta de las contundentes conclusiones a las que arribó la pericia psicológica, Servent le sugirió al imputado que inicie un tratamiento psicológico que entre otros aspectos positivos, favorecería su situación judicial. Por su parte la Fiscalía de Rawson destacó que ya se está en condiciones de realizar la acusación y solicitar la realización de la audiencia preliminar al juicio oral y público.

Para la fiscal general Graciela Suárez García, lo ocurrido fue mucho más que “un día de furia”. Destacando la necesidad de prevenir hecho de violencia de género graves “como los que ocurren a nivel nacional” y que periódicamente son tapa de los diarios, Suárez García dijo que “un solo día de furia le puede costar la vida a toda una familia”.

Balazos y cuchillo comando
Los tres protagonistas del grave incidente son agentes del Servicio Penitenciario Federal. El imputado se llama Rizaldo Pena, su ex mujer Silvia Guzmán y la actual pareja de ésta, Germán Chaparro. El día 16 de diciembre pasado, Guzmán y Chaparro se encontraban en la casa de éste en el Area 12 de la ciudad de Rawson cuando sintieron fuertes golpes en la puerta. Al acercarse Chaparro observó que en el exterior portando un arma de fuego se encontraba Pena que inmediatamente comenzó a disparar contra la puerta que Chaparro alcanzó a cerrar. Tras agotar un cargador, se dirigió a su vehículo a buscar otro. Varios de los disparos también los realizó desde una ventana. Al romper el vidrio se produjo un corte con manchas de sangre que quedaron en una cortina y que realizada la prueba de ADN, pertenecen al agresor.

Algunos de los disparos atravesaron el interior de la casa y fueron a dar al patio. Las pericias balísticas determinaron además que los disparos fueron realizados a una altura superior a un metro lo que de haber dado en la humanidad de una persona podrían haber tenido graves consecuencias.
También según informa la fiscalía, con un cuchillo tipo comando, daño los vidrios de los vehículos de su ex mujer y de Chaparro que se encontraban en el exterior de la casa. Luego Pena se alejó del lugar y al intentar ser interceptado por la policía, prefirió fugar hasta que finalmente fue detenido. La persecución consta además en las cámaras de filmación colocadas en las calles de la ciudad. Todas estas pruebas ya constan en la causa y son la base de la acusación que se apresta a realizar la fiscal general Graciala Suárez García.

Cabe destacar que el imputado a través de sus hijos, violó la prohibición de acercamiento, tal lo considerado por Servent. La mujer también lo hizo ya que concurrió a visitarlo a la Alcaidía de Trelew “con una docena de facturas”, tal como lo describió el abogado defensor Pablo Aguilera.
En este sentido Servent pidió a ambos evitar mantener cualquier tipo de contacto. Para Aguilera no existe riesgo de fuga ni posibilidad de entorpecimiento de la investigación (los únicos dos requisitos para ordenar la prisión preventiva de un imputado). Destacó el arraigo que tiene en la ciudad Pena y su trabajo estable en la Unidad 6 de Rawson.