Olavarría: Burlando pedirá la detención de los productores y del intendente

El abogado representa a la familia de Javier León, una de las dos víctimas fatales. Ayer imputaron a los hermanos Peuscovich, productores del evento.

Fernando Burlando, abogado de la familia, anticipó que pedirá las detenciones de quienes considera responsables por lo que sucedió el sábado en el predio rural La Colmena de Olavarría, donde asistieron más de 350.000 personas a un recital que estaba habilitado para 155 mil. “Ninguno de todos los que participaron pudo haber obviado el resultado de las muertes, pensando en la cantidad de gente que iba a ir, que superó el límite y así en innumerables situaciones irregulares”, dijo el letrado al portal Infobae.

Ayer, los hermanos Marcos y Matías Peuscovich, los dueños de la productora En Vivo S.A., quedaron imputados como sospechosos en la causa que investiga la muerte de dos personas durante el show. Y evalúan incluso la posibilidad de prohibirles la salida del país. Mientras tanto, el ex líder de Los Redonditos de Ricota y el intendente de ese distrito, Ezequiel Galli, ya declararon y continúan en condición de testigos, pero su situación procesal podría cambiar una vez que se completen todas las pericias.

Las sospechas en la imputación de los productores crecieron cuando la fiscal ya no los había citado a declarar como testigos. Y también cuando se realizaron los allanamientos en el hotel Santa Rosa, donde se alojaron en Olavarría, y en sus oficinas de Capital Federal, en Lavalle al 400, donde se encontraron algunos elementos que podrían ser claves para la investigación en computadoras y celulares.

Sobre el contexto en el que León sufrió esa noche una descompensación, Burlando contó que padeció ataques de pánico e intentó retirarse del predio, pero le resultó imposible por la cantidad de gente que había. «Lo pisoteaban y lo pasaban por arriba”, describió.

Ayer también prestó declaración testimonial el intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, quien intentó despegarse de cualquier responsabilidad penal ante las dos muertes que dejó el multitudinario recital autorizado por él en su ciudad.