Horror en Comodoro: hallaron a una mujer muerta, quemada y con un cable en el cuello

Una mujer de 38 años fue asesinada esta madrugada en una vivienda del barrio Abel Amaya. La policía detuvo a su pareja de 40 años quien en un primer momento dijo que habían sufrido un robo. Los investigadores encontraron el cuerpo de la víctima incinerado en una cama.

Fuentes policiales adelantaron a El Patagónico que sobre las 2:05 de este lunes se recibió un llamado de alerta por un presunto robo al 101. A los pocos minutos, personal policial de la Seccional Quinta llegó a la vivienda ubicada en inmediaciones de calle Juan Manuel de Rosas y Antonio Ostoich, en barrio Abel Amaya.

    En un primer momento los uniformados se entrevistaron con un hombre de 40 años, que manifestó que la familia había sido víctima de un robo. Sin embargo, toda la escena de violencia había sido presenciada por tres niños pequeños (13, 9 y 7 años), hijos de la víctima, quienes con lágrimas en los ojos dijeron que a su mamá la “habían quemado”.

Los efectivos constataron la situación y descubrieron en la parte posterior de la vivienda, en una habitación a pocos metros del quincho, en una cama de una plaza se encontraba el cuerpo parcialmente incinerado de una mujer. La víctima fue identificada como María Soledad Arrieta de 38 años y tenía en su cuello un cable de acero.

Con presencia de Criminalística y el fiscal general Juan Carlos Caperochipi inmediatamente el hombre quedó detenido por “presunto femicidio”.

Según detallaron las fuentes, la víctima y victimario se encontraban separados pero convivían en el mismo terreno: uno vivía en el quincho y el otro en la vivienda.

Los investigadores reunieron elementos para el avance de las investigaciones, entre ellos; restos de cabellos y manchas hemáticas y prendas. También se realizó hisopado en una botella y un vaso.

HABRIA ANTECEDENTES POR VIOLENCIA

Esta mañana desde la sede de la Unidad Regional brindaron detalles de lo que hasta este momento, por las pruebas recolectadas, sería el primer femicidio del año en Comodoro Rivadavia. Mañana será la audiencia de control de detención del único detenido por el hecho: Gustavo Alejandro Cervera (40).

En conferencia de prensa, el segundo jefe, César Brandt describió que tanto la mujer como el presunto victimario se encontraban separados desde hace un tiempo. Sin embargo, ambos compartían la mismo terreno. La víctima vivía junto a sus tres hijos menores en el sector del quincho de la casa, mientras el hombre se encontraba en la parte delantera del inmueble.

Los familiares de María Soledad Arrieta habrían manifestado que antes del brutal asesinato el matrimonio habría pasado varias situaciones de violencia. “No sabemos si están acreditadas en la parte judicial” señaló Brandt.

Los niños de 7,9 y 13 años, que presenciaron la violenta escena, serán asistidos por el Juzgado de Familia.

Fuente: El Patagónico

Deja un comentario