Juicio oral y público contra ex administradora del Colegio María Auxiliadora de Rawson

Se inició la audiencia de debate en juicio oral y público por el faltante de poco más de 600 mil pesos del Colegio María Auxiliadora de Rawson por el que se encuentra imputado quien fuera administradora del establecimiento, Erica Juy, defendida por el abogado Marcelo Gélvez.

La suma de dinero faltante asciende a 600.000 pesos y la denuncia pertinente se realizó en el año 2013. El dinero se conformaba con el pago de la cuota mensual de los alumnos y tenía como objetivo asegurar el pago de personal y otros inherentes al funcionamiento del establecimiento educativo. La mujer imputada era empleada administrativa del establecimiento y la denuncia en su contra fue promovida por la Asociación Civil María Auxiliadora de la Patagonia, con sede en Bahía Blanca. La asesoría legal del Colegio María Auxiliadora de Rawson, formalizó la denuncia correspondiente ante la Justicia.

El juicio es presidido por el juez de garantías Marcelo Orlando y la acusación a cargo del fiscal general Osvakldo Heiber. Tras la lectura de la acusación y las pretensiones del Ministerio Público Fiscal, en la jornada de este miércoles declaró el docente Leonarde De Bella, apoderado legal del establecimiento al momento de detectarse el faltante del dinero del llamado “fondo de resguardo” para salir al cruce de cualquier situación económica ajena al establecimiento a fin de asegurar la prestación del servicio educativo.

En el inicio del debate el abogado defensor Gélvez cuestionó la falta de “objetividad” de la fiscalía de Rawson durante la investigación ya que a su criterio, direccionó la investigación en la persona de Erica Juy, sin investigar a quien también él considera era responsable del manejo de los fondos, la hermana Luigina Silvestrini, directora general de esa escuela privada de Rawson.

El profesor De Bella fue el que constató en una reunión a la que consideró como “muy tensa”, el faltante del dinero y los reproches mutuos sobre el destino del mismo entre la monja y la administradora Juy. De Bella fue quien tuvo que imponer a las autoridades del Colegio en Bahía Blanca respecto del faltante del dinero. También brindó detalles de una reunión en Rawson, ciudad a la que viajaron desde Bahía Blanca autoridades de esa inspectoría, además de la decisión de prescindir de las tareas de Erica Juy. De Bella dio precisiones con fechas y circunstancias concretas que la hermana Silvestroni nunca pudo haber recibido el dinero por parte de Juy en sucesivas entregas porque en todos los casos se hallaba fuera de la zona. Al respecto citó viajes de la monja a Buenos Aires y a Italia.

La imputación realizada por Heiber en contra de Juy es la de “defraudación por retención indebida de fondos en contra de los bienes de una institución en carácter de autora”.

Sin recibos

El hecho que mereció la denuncia penal de los asesores legales de esa institución religiosa, ocurrió en marzo del año 2013. Según la acusación Juy, en carácter de administradora del Colegio María Auxiliadora de Rawson estaba a cargo de los depósitos bancarios del llamado “fondo de resguardo”. Debió haber bancarizado esos depósitos tal como figuraba en los registros contables del establecimiento, entre ellos el balance. Lo que se investiga es la desaparición de ese dinero. La empleada ahora sometida a juicio oral, argumentó que esa suma se la había entregado en importes parciales a la hermana Luigina Silvestrini, directora general del colegio durante ese año. La imputada agregó que la entrega la había efectuado en mano sin ningún tipo de recibo administrativo, a pesar de ser sumas importantes.

“Cuando yo intervine a pedido de las autoridades del establecimiento en Bahía Blanca, en reuniones que mantuve inmediatamente con la hermana Luigina y Erica Juy, no estaba ni el dinero ni comprobantes sobre su destino. En concreto no había nada”, dijo De Bella.