Nahir Galarza, condenada a prisión perpetua por matar a su novio Fernando Pastorizzo

La Justicia consideró probado que la joven de 19 años mató de dos disparos a su pareja en plena calle. Los jueces ratificaron la relación sentimental y que la chica quiso dispararle.

Dos balazos en la madrugada, en plena calle, terminaron con la vida de Fernando Pastorizzo (20). Desde ese 29 de diciembre de 2017 estuvo clara la autoría del crimen: el arma la disparó Nahir Galarza (19). Este martes, la Justicia determinó la condena para la chica por ese homicidio: prisión perpetua.  

Ni Nahir ni sus padres estuvieron presentes en la sala para escuchar la lectura de la sentencia. Los jueces determinaron que Nahir y Fernando eran novios y también que los disparos fueron voluntarios. “Ha quedado destruida la hipótesis de la defensa de que los disparos se produjeron de manera involuntaria”, aseguraron los jueces, quienes determinaron que se produjo un “homicidio calificado por una relación de pareja”, lo que había solicitado el fiscal. No obstante, descartaron la alevosía, que habían pedido las querellas. Y también, en otro dato clave, descartaron el atenuante de la violencia de género, lo que podría haber reducido la pena para Nahir.

La joven siempre negó ser novia de Fernando. Tenían una relación compleja, en lo que coincidieron tanto ella como los testigos que desde el 4 de junio desfilaron por los tribunales de Gualeguaychú.

Durante las audiencias, el principal eje del debate fue justamente el vínculo que los unía, ya que determinarlo era clave para establecer el agravante de homicidio calificado por el vínculo, que se castiga con perpetua. “Nunca fuimos novios, sólo nos veíamos de madrugada para tener sexo”, dijo Nahir en su declaración. La defensa intentó presentar como su novio oficial a otro chico, Rafael, pero él joven minimizó la relación que tenían y dijo que sólo eran “amigos con derechos”.