Indignación por respuesta de la provincia sobre condiciones de centros de detención

En una audiencia realizada esta mañana en sala de oficina judicial, tercer piso de tribunales en Trelew, tanto el Juez Marcelo Nieto Di Biase como el fiscal general Fabián Moyano manifestaron la indignación por las respuestas brindadas desde los organismos provinciales, respecto a las condiciones de los centros de detención para albergar a procesados que padecen algún problema de salud.

Sucede en este caso que Emanuel Urquiza fue impuesto el 28 de febrero de este año con prisión preventiva debido a un hecho grave donde fue imputado por homicidio agravado en grado de tentativa con uso de arma de fuego y ensañamiento. Su defensora, Zulma Manyauik, pidió una audiencia para solicitar que ante las condiciones anti higiénicas su cliente pase a prisión domiciliaria con tobillera, debido a que sufre una úlcera colonostomía y necesita el cambio constante de la bolsa que se utiliza en estas situaciones. Detallaron tanto la defensora como Urquiza que actualmente está alojado en la sala de abogados de la alcaidía, sin la posibilidad de una higiene adecuada y no contando con acceso a baño.

Requerido el médico forense Diego Rodríguez Jacob comunicó la forma en que debe ser atendido y expresó que lo mas cercano a esas características lo brinda el Instituto penitenciario provincial que tendría una enfermería, aunque no tiene la posibilidad de un requerimiento continuo. La doctora Manyauik insistió con su solicitud al decir que Urquiza podría estar padeciendo una infección, para lo cuál pidió su revisación, la que debería llevarse a cabo en el hospital zonal.

Respuesta patética

Por su parte, el Juez Marcelo Nieto Di Biase recordó que en ocasión de la audiencia de control él había dispuesto el alojamiento en cualquier lugar de la provincia y refirió a un mail recibido de la dirección de políticas penitenciarias donde señalaban que las autoridades provinciales del Ministerio de gobierno no podían estar presentes en la audiencia por estar de viaje. Con la firma del director José Antonio Chávez hacían saber que la provincia no cuenta con servicios adecuados requeridos. El doctor Di Biase calificó esta respuesta como patética, dado que siendo así cualquiera puede cometer un hecho grave y presentando un problema de salud no puede quedar detenido.

Intimación al gobierno

Llegado el turno del fiscal general Fabián Moyano, dijo que hay una situación concreta, donde Urquiza tiene el antecedente de tres condenas y este hecho grave, tras el que aún hoy existe una víctima internada y de acuerdo a los pronósticos médicos quedaría cuadripléjico. Dijo luego que son indignantes los dichos del jefe de la alcaidía cuando indica que el centro de detención carece de limpieza y tampoco puede ser que las autoridades provinciales respondan que no cuentan con lugares adecuados. Ejemplificó con otro caso donde Chávez cometió un homicidio y hoy debe estar en silla de ruedas, sin tener un lugar donde se lo pueda contener por el delito cometido: “ayer fue Chávez, hoy Urquiza, mañana quién?”, aseveró el fiscal, para agregar que resulta realmente contradictorio que la provincia tenga tanta riqueza y no pueda contar con un establecimiento carcelario necesario.

Mas adelante manifestó que se debía intimar al gobierno de la provincia para que brinde las respuestas que exige la Constitución a esta problemática, y que se modifiquen las condiciones para que Urquiza y otros puedan cumplir las condenas donde es debido. Pidió finalmente que luego de ser revisado y de acuerdo a lo que se decida en materia de salud, se lo aloje en el instituto penitenciario provincial.

Luego la defensa acordó en la necesidad de una intimación a la provincia pero dijo que concretamente en este caso existen una serie de falencias que afectan la salud de su defendido. Urquiza también habló, y señaló que además tiene problemas con internos en diversas comisarías: “ya tengo ocho puñaladas y pido el resguardo de mi integridad física”.

Sistema republicano y anarquía

Finalmente, el doctor Nieto Di Biase resolvió que se lo lleve al imputado hacia el hospital zonal para verificar si existen anormalidades. Coincidió con el fiscal, asegurando que fue él mismo quien determinó en su momento que fuera alojado en cualquier lugar de la provincia: “resolvemos y no se respetan las decisiones, para que venimos acá si cada uno va a hacer lo que quiere y eso que estamos en un sistema republicano donde todos deben asumir sus responsabilidades. Pero no se puede hacer lo que se le ocurre a cada uno porque esto pasa a ser una anarquía”.

Consideró improcedente el mail enviado por la dirección dependiente del Ministerio de gobierno y hasta roza la falta de respeto, para decidir finalmente que una vez revisado Urquiza sea trasladado al instituto penitenciario provincial y se le garantice el cambio de bolsa y la higiene correspondiente, o en su defecto, a cualquier lugar de la provincia donde se lo atienda adecuadamente, todo esto bajo apercibimiento de enviar las actuaciones a fiscalía para observar un eventual delito de desobediencia.