Si comete un nuevo delito irá tras las rejas

Se trata de un sujeto con antecedentes que recibió condenas firmes. El hecho más importante: lesiones graves. También daños, violación de domicilio y resistencia a la autoridad.

Un sujeto que acumula varios hechos delictivos menores podría sufrir una condena de cumplimiento efectivo si vuelve a reincidir. Se trate del delito que se trate. Es que la justicia le sumó los antecedentes y se encuentra al borde de quedar entre rejas en caso de ser detenido por algún nuevo caso.

Se trata de Mario Barrientos que en abril del año pasado cometió el hecho más grave de su carrera delictual: está imputado de lesiones graves, en concurso real con daños. Pero Barrientos ya cuenta con otros antecedentes. Una violación de domicilio, un daño y un atentado y resistencia de la autoridad.

El delito de más violencia que se le adjudica a Barrientos ocurrió el pasado 12 de abril de 2018. Fue cuando junto a su hermano Walter Barrientos, de manera intempestiva y sin mediar palabra alguna golpearon con un caño de gas en la cabeza a Diego Torres. Ocurrió en el domicilio ubicado en Pastor Silva 52 de la ciudad de Rawson. Torres se encontraba acompañado por su primo, Héctor Fernández quien también resultó víctima de una agresión.

Los Barrientos soltaron un perro de raza Pitbull que les pertenecía, el que comenzó a atacar a Torres mientras que su primo (que se encontraba en la terraza de la vivienda) comenzó a arrojar escombros con el fin de que desistan de su actitud agresiva. Sin embargo tanto Mario como Walter Barrientos continuaron con su actitud agresiva arremetiendo contra Torres utilizando los caños de gas y también mediante punta pies. El hombre golpeado intentó ir hasta su vehículo pero sintió un nuevo golpe en la cabeza que provocó su desvanecimiento.

Para finalizó con su actitud agresiva Mario y Walter Barrientos arremetieron contra un auto que se encontraba estacionado y le provocaron varios daños tales como rotura de la totalidad de los vidrios, baúl, capot, puertas y luces. Torres fue atendido en el hospital de Rawson donde se le constataron heridas de carácter grave por las mordeduras del pitbull en sus piernas , además de las que fueron provocadas por un objeto duro (el caño de gas) que produjeron una incapacidad de síndrome vertiginoso y fractura dental.

Mario Barrientos venía arrastrando dos antecedentes de delitos que pueden considerarse menores. El primero fue una violación de domicilio ocurrida el 10 de junio de 2017 cuando se hizo presente en la vivienda de la calle Sarmiento 1223 del barrio San Ramón de Rawson. Ingresó a ese lugar sin el consentimiento de su ocupante. Una vecina advirtió la situación y avisó a la policía que logró detener a Barrientos en un domicilio cercano.

Otro antecedente que pesa sobre Barrientos es más cercano. Ocurrió el 3 de febrero de este año. Circulaba en un vehículo Renault Clío y se hizo presente en la vivienda ubicada en Fontana 213 también de Rawson. Mediante la utilización de una piedra provocó la rotura de dos vidrios de la ventana de dicho domicilio.

Y el 6 de marzo de este año en el mismo domicilio y pese a tener prohibición de acercamiento Barrientos se hizo presente en el lugar. Alertada la policía llegó hasta la casa. El sujeto trató de huir pero fue detenido a pocos metros. Se resistió a su detención y cuando ingresaba al patrullero arremetió dando patadas a la puerta lateral trasera provocándole daños.