Vuelos de Cabotaje: quedará a criterio de cada provincia la reactivación del aeropuerto

Si hace algunas semanas varios gobernadores se mostraban reticentes a recibir vuelos en sus provincias, la ecuación parece haber cambiado los últimos días. Mientras se espera la confirmación del gobierno nacional, que anticipó su intención de reanudar los servicios aéreos de cabotaje entre el 12 y el 15 de octubre, las provincias se muestran receptivas a la idea, aunque la mayoría prefiere no anticiparse y dejar las definiciones para cuando finalmente se concrete la tan postergada medida.

El Ministerio de Transporte ya anticipó que si bien el Gobierno nacional será el que autorice la reanudación de los vuelos regulares, suspendidos desde mediados de marzo, cada mandatario o mandataria provincial podrá decidir si quiere o no comenzar a recibirlos y podrá, además, disponer sus propios requisitos para el ingreso.

Las provincias

 Diez provincias adelantaron que tienen en mente permitir la entrada y salida de vuelos cuando los habilite Nación, ocho aseguraron que terminarán de definirlo cuando esa decisión ya esté firme y solo una, Santa Cruz, anticipó que no tiene en sus planes reanudar el servicio hasta noviembre. Cuatro provincias no respondieron a las reiteradas consultas de este medio y la Ciudad de Buenos Aires no tiene nada que decidir: el único aeropuerto porteño estará cerrado por reformas al menos hasta diciembre.

Según señalaron gobernadores y voceros, que la reactivación aérea se concrete o no dependerá de la evolución de la situación sanitaria en cada provincia. Algunas anticiparon que si bien tienen el aeropuerto listo para operar, tomarán la decisión final con los últimos números en la mano.

Si bien es de esperar que con la reanudación de los servicios regulares se multipliquen las opciones de transporte, sobre en el interior del país, llevará varios meses que la oferta se acerque a la que existía antes de la pandemia. Además, la reactivación no será inmediata y es posible que, luego de que se emita la norma tan esperada, las compañías aéreas necesiten algunos días para reorganizar sus operaciones antes de volver a despegar.