Cáncer de mama: un 60% de nuevos casos no se diagnosticarían este año

El cáncer de mama es un tumor maligno que se da más frecuentemente en las mujeres. Se origina por la reproducción descontrolada, de células anormales en la mama y a pesar de que en algunos pocos casos se conocen ciertas causas genéticas que lo provocan, en la mayoría de las veces, se desconoce su causa.

Cada 19 de octubre se conmemoró en todo el mundo el Día de Lucha contra el cáncer de mama. Si bien cada año el objetivo es recordar y resaltar la importancia de un diagnóstico precoz para aumentar las posibilidades de curación, este año la Asociación Argentina de Cirugía acerca algunos datos importantes frente a la Pandemia Covid-19 que estamos atravesando.

El cáncer de mama es un tumor maligno que se da más frecuentemente en las mujeres. Se origina por la reproducción descontrolada, de células anormales en la mama y a pesar de que en algunos pocos casos se conocen ciertas causas genéticas que lo provocan, en la mayoría de las veces, se desconoce su causa.

Esta enfermedad, detectada a tiempo tiene cerca de 95% de chances de curación, por lo que resulta vital la visita al mastólogo y la realización de los estudios de control.

Al principio de la pandemia, con el aislamiento social obligatorio, se recomendó postergar todos los controles de mujeres sanas e, incluso algunos controles de pacientes en seguimiento posterior a un tratamiento; en especial si tenían otras enfermedades que las pusieran en riesgo del contagio viral. Sólo se continuó con la atención de pacientes recientemente diagnosticadas, que necesitaban su intervención quirúrgica oncológica y su control inmediato posterior.

Con el tiempo, se fue llevando a cabo una lenta y progresiva apertura para la atención de aquellos controles que inicialmente se habían postergado y como consecuencia aparecen datos que podrían llegar a ser preocupantes. Anualmente, en todos los centros de diagnóstico y tratamiento existe una estadística de los casos nuevos de cáncer de mama que se diagnostican y tratan. Y ese número es algo que habitualmente se mantiene o, incluso, presenta un ligero aumento año a año.

Habiendo transcurrido 6 meses del inicio de dicho aislamiento, es notorio que se está recibiendo, atendiendo, diagnosticando y operando sólo entre el 30 y 40% de dichos casos. Lo que quiere decir que hay aproximadamente un 60% de casos nuevos de cáncer de mama que aún no han sido diagnosticados y, por ende, tampoco tratados. Como consecuencia de ello, cuando concurran a la consulta, es posible que se diagnostiquen en una etapa algo más tardía de lo habitual, con probabilidad de necesitar tratamientos tal vez más agresivos y con disminución de oportunidades de curación.

Es por todo eso que hoy se aconseja que las mujeres no dejen de realizar la consulta presencial con el mastólogo y la realización de la mamografía anual en el momento que corresponda. Todo ello se realizará con los debidos recaudos que se implementan por protocolo en los centros de diagnóstico y tratamiento, como son los turnos más espaciados, una menor concurrencia en las salas de espera, con la debida distancia y los correspondientes elementos de protección personal.
(InfoGEI) Mg